Según un estudio llevado a cabo por Regus, nueve de cada diez empresas en España ofrecen a su personal medidas de trabajo flexible. Y es que, según estas empresas, el trabajo flexible genera grandes ventajas tales como el aumento de la productividad del personal, mejoras en la conciliación de la vida familiar de los empleados y una reducción de los gastos generales. En este sentido, según el estudio, el 73% de las empresas españolas asegura que el trabajo flexible genera menos costes respecto al trabajo fijo en oficina.

Philippe Jiménez, vicepresidente Comercial de Regus EMEA, comenta que: “El hecho de que el trabajo flexible se haya convertido en la norma representa buenas noticias para todos. Desde el empresario al empleado, desde las familias a la sociedad en general e incluso el medioambiente, todos pueden beneficiarse”.

Más de un 80% de empresas que ofrecen trabajo flexible indica que los empleados han mejorado considerablemente el nivel de conciliación de la vida laboral y personal, lo que aumenta la satisfacción y la motivación. Más del 50% cree que el trabajo flexible aumenta la productividad del personal, y más del 25% afirma que la flexibilidad les permite ampliar su plantilla sin problemas para hacer frente a su crecimiento. Además, casi un 25% de las empresas que permiten el trabajo flexible señala que esa política abre las puertas a más y mejores recursos.

Falta de confianza
Al mismo tiempo, la confianza sigue siendo uno de los mayores obstáculos para muchas empresas que ofrecen trabajo flexible. El 32% de las empresas españolas sólo ofrecen este privilegio a empleados senior.

Philippe Jiménez comenta que “al establecer que el derecho a la flexibilidad dependa de la jerarquía, algunas empresas se están perdiendo grandes oportunidades e, incluso, podrían alejar a nuevos talentos”.