DBM Spain ha realizado un estudio para conocer la realidad de la conciliación laboral en las empresas españolas. De este análisis, un 46& de los empleados que salen voluntariamente de una empresa lo hacen para conseguir una conciliación de la vida laboral y personal.

Flexibilización de la jornada de trabajo, provisión de servicios (guardería, gimnasios…), fomentar el teletrabajo, implantar la jornada continua los viernes o alargar la baja por maternidad son algunas de las herramientas que permiten una conciliación eficaz en las empresas españolas.

La incorporación de la mujer al trabajo, el desigual reparto de responsabilidades entre hombres y mujeres en la esfera privada, la perpetuación de la división del trabajo en función del género y un déficit de servicios comunitarios de apoyo afectan negativamente a la igualdad de oportunidades en el empleo, al equilibrio social, al entorno familiar, a la productividad empresarial y a la calidad de vida.

En algunas empresas de carácter multinacional suele existir cultura de conciliación, así mismo los emprendedores con visión a largo plazo inculcan esa cultura entre sus empleados, sin embargo no es lo más común. La rigidez del mercado laboral español tampoco invita a fomentar la conciliación. `Nuestros incrementos salariales dependen del IPC, los despidos son caros y hay muchos profesionales que se amparan en la generosidad de la ley para trabajar lo menos posible. Ante esta situación a los directivos y empresarios les cuesta mucho ser aún más flexibles. Hay un miedo generalizado a dar un dedo y quedarse sin brazo´, explica Susana Saura, directora de DBM Spain en Cataluña.

La experiencia de DBM en múltiples organizaciones demuestra que la conciliación no es un tema de políticas sino de personas. Las personas autoexigentes y con altas dosis de responsabilidad son las que hacen posible la conciliación. Empresarios y directivos que tiene profesionales a su cargo con esas características no suelen tener ningún miedo a dar flexibilidad y favorecer, por ende, la conciliación.

Los directivos cabales, con visión a largo plazo, con orientación a resultados y con capacidad de liderar promueven la conciliación pues entienden la relación directa entre la felicidad personal y el rendimiento profesional. Las empresas que favorecen la conciliación, normalmente, poseen directivos maduros, con capacidad de visión a largo plazo, que exigen y son exigidos. “En cambio, aquellas empresas con profesionales que han abusado de horarios extensivos y carreras profesionales up or out están en desuso. Estas empresas han perdido gran parte de su atractivo. El cambio de valores sociales, la necesidad imperiosa de estabilidad familiar, la inquietud por la diversificación de actividades han favorecido este cambio. En muchas de estas empresas, de carácter machista, se ha perdido gran parte del talento”, recalca Saura.